La Maquinaria Y La Tecnología, Protagonista De La Tercera Revolución Industrial


El ingenio humano abre caminos a través de la tecnología para modificar las cosas y manufacturas procurando el avance que permita cada día una mejor calidad de vida. Se trata de la Tercer Revolución Industrial, en la que la tecnología es la protagonista.
No cabe duda que la historia de la humanidad puede resultar fascinante para los seguidores de los avances tecnológicos. Desde la invención de la rueda y especialmente en los últimos 200 años, el hombre ha logrado ventajas a través del desarrollo de artefactos y maquinarias que nadie podía anticipar. El progreso que surgió apenas a mediados del siglo XVIII trajo al mundo innovaciones que permitieron la expansión de la economía como nunca antes se había experimentado. Esta explosión de productividad ocurre en Inglaterra bajo el amparo de la invención de la máquina de vapor y sus distintas aplicaciones en variadas actividades económicas. Sin demora se expande a toda Europa, EE. UU. y finalmente a Latinoamérica (las viejas Indias).

Los avances tecnológicos no dan tregua
En la segunda década del siglo XIX todo este movimiento industrial se profundizó marcando para siempre las relaciones comerciales internacionales y todo el quehacer económico mundial, en lo que se conoce como la Segunda Revolución Industrial.
Es en esta segunda etapa cuando se afianza la trama de los mercados internacionales del petróleo, que ya contaban con los motores basados en combustión interna y que dejaban poco a poco rezagados a sus antepasados carboneros.
Surgen también los primeros servicios de energía eléctrica, que significaron un paso fundamental para la humanidad, ya que prepararon el terreno para una ampliación del conocimiento que daría el apropiado salvoconducto a una tercera etapa revolucionaria de innovaciones tecnológicas.
Los ámbitos que se desarrollaron implicaron la creación de maquinaria cada vez más moderna, y se perfecciona aún más el contexto de la maquinaria industrial. Esta surge como una solución ante la demanda creciente en el mercado y la necesidad de las naciones de responder a las nuevas tendencias de desarrollo.
En esta época el desarrollo de la maquinaria industrial generó un cambio absoluto en las formas de producción, simplificó procesos y permitió que se fuera orquestando el contexto ideal para lo que vendría luego.
Tercera Revolución Industrial
Así transcurrió gran parte de ese último siglo del segundo milenio, donde la calidad de vida en un centenar de años mejoró como nunca antes desde que se conoce la civilización.
Con la invención de maquinarias, herramientas, artefactos y toda una gama de productos para el trabajo y la producción, el hombre por fín era capaz de transformar materias primas en productos terminados con gran facilidad.
Igual que en su momento, la Primera Revolución Industrial se basó principalmente en la novedad y la gran gama de aplicaciones que facilitó el motor de vapor, en la Tercera Revolución Industrial lo que destaca es el mundo digital.
El desarrollo de la world wide web en el último tercio del siglo pasado, la fabricación de ordenadores cada vez más poderosos y la procura de reemplazar las fuentes de energías a modelos renovables más benignos con la naturaleza, han establecido un hito que es reconocido como la Tercera Revolución Industrial.
Facas Industriais revolución ha arropado todo el contexto actual y no se circunscribe solo al ámbito virtual, sino que ha influido en el ámbito físico de forma muy concreta.
La tecnología generada en la Tercera Revolución Industrial ha permitido la creación de maquinaria especializada, capaz de generar productos con tan buen acabado y terminación que redunda indiscutiblemente en una mejora en la calidad del sector, en mayor productividad para los fabricantes y en mejores beneficios para los consumidores finales.
Las cuchillas industriales y la innovación tecnológica
Tal como se ha mencionado, en una suerte de virtuosa recursividad, todas estas innovaciones han favorecido enormemente la creación de nuevas maquinarias e implementos, cada vez de mayor calidad y precisión, como tal es el caso de las Cuchillas Industriales.
Es este caso tan particular, la fabricación de Cuchillas Industriales de todo tipo -que tienen un sinfín de aplicaciones-, siendo parte integral de muchas maquinarias que engrosan las líneas de producción de los más diversos artículos y sus procesos de empaque y distribución.
En la Primera Revolución Industrial todavía se dependía de las manos de los herreros para estos menesteres, mientras que ahora en los años que transcurren de la tercera Revolución Industrial, ya tenemos máquinas que fabrican circuitos con precisiones nanométricas.
Muy especialmente el diseño y fabricación de cuchillas industriales se ha servido de las tecnologías digitales de punta para crear verdaderas joyas de arte para la industria de siderúrgica, maderera y del reciclado.
Así es como empresas especializadas en fabricación de Cuchillas Industriales como PROARTEC ofrecen un servicio integral para cubrir todas las necesidades de: Cuchillas rectas, Cuchillas circulares, cuchillas dentadas para todo tipo de envasadoras, cintas sinfín, sierras de HSS y con dientes de Widia, así como también cuchillas tan específicas como Hojas de Refile especiales para la industria del papel, del plástico y del rubro alimenticio enterizas de cerámica o con recubrimientos TiN y Cerámicos.

En toda esta conformación y fabricación se utiliza maquinaria de punta desarrollada en Alemania, Suecia y Austria pero que atrevidos y pioneros como los de la empresa PROARTEC se animaron a plantar bandera en Argentina y de allí se exporta a más de 15 países incluyendo en Latinoamérica países tales como Paraguay, Uruguay, Perú, Bolivia, Chile, Brasil y Colombia y en Europa ya han hecho pie en España proveyendo a frigoríficos del tamaño y magnitud de Espuña, empresa especializada en el famoso jamón ibérico.
Finalmente es bueno decir que la demanda de Cuchillas Industriales a nivel mundial ha venido creciendo exponencialmente en la medida que la tecnología de punta y la innovación han permitido que maquinarias robotizadas se encarguen de líneas enteras de producción.
Estamos seguros de que el ser humano nunca dejará de asombrarse a sí mismo con las maravillas que es capaz de producir en su permanente resolución de problemas y mejoramiento de su calidad de vida.